La madera ha sido un material empleado para las puertas desde hace tiempo por su hermoso acabado y su belleza estética, además, se adapta a una gran gama de estilos. Sin embargo, hay tipos de madera  que solo se deben usar en exteriores y para ciertos ambientes.

Aspectos a considerar antes de elegir una puerta de madera

El tipo de madera que vayas a usar dependerá del lugar donde vayas a instalarla porque hay factores que debes tomar en cuenta como, los elementos climatológicos y la humedad del lugar donde estés.

Para puerta para exterior: las maderas tropicales son especiales porque tiene una mejor resistencia y durabilidad a la intemperie, el sol y el agua durante mucho tiempo.

Este tipo de puertas debe tener un marco o perfil con más o menos  de espesor para tener mayor seguridad y ser menos vulnerable a abrirse por golpes o por ganzuado. Además, la madera debe ser robusta.

La madera necesita mantenimiento continuo porque es sensible a los factores externos ya mencionados anteriormente.

¿En qué casos puedo elegir una puerta de madera?

Tipos de cerraduras para puertas de madera

  • Puedes asegurar tu puerta con una cerradura de pomo sencilla con llave y su respectivo duplicado de llaves Barcelona.
  • También puedes adaptar una cerradura de embutir multipunto de  tres a cinco puntos de anclaje, que son las más seguras que puedes conseguir en el mercado porque se instala en el interior y es difícil de abrir con golpes o con cualquier herramienta de tensión o fuerza.
  • Cerradura para interiores con condena. Son aquellas que tienen incorporado un pestillo o seguro para bloquear la puerta por dentro.
  • Cerraduras bancarias: son de alta seguridad con anclaje de tres puntos.
  • Cerraduras electrónicas: consiste en un teclado electrónico, que se utiliza para introducir un código de seguridad que permite abrir la puerta

Todas estas pueden instalarse sin dañar la puerta ni alterar su forma.

La madera de mejor calidad para fabricar puertas exteriores e interiores

Para que tu puerta sea durable y permanezca por más tiempo, te recomendamos que uses madera dura, con mayor resistencia, incluso aunque esté en un lugar donde haya humedad, o se exponga al sol. Entre estas encontramos: caoba, roble, nogal, cerezo, olivo y olmo.

Existen otras clases de madera que puedes usar para interiores, cuya base sea maderas blandas que es más adecuada,  porque se encuentran en un ambiente cerrado y no se expone a los elementos climáticos. Podrás elegir entre los siguientes: pino, cedro del Líbano, castaño, álamo, abeto, y abedul.

Esta clasificación obedece al peso  y origen de la madera, el tipo de madera que pesa más se considera dura y proviene de árboles con grandes dimensiones y la segunda, es más ligera, de menor crecimiento, en cuanto a precio, es más económica.

Si para ti es importante tanto la seguridad como la decoración, tal vez, esta es la opción ideal, combinados resulta en una puerta con alto grado de seguridad y un acabado genial.

error: Content is protected !!